Lunes , 22 de julio de 2024
Inicio / Artesanía / Sara Ortega, una historia de arte y de vida llegada desde Colonia Aborígen

Sara Ortega, una historia de arte y de vida llegada desde Colonia Aborígen

Una originaria qom, sentada y abstraída, con delicadeza, con una especie de gubia hace los ojos de un mono inserto en un florero. Belleza de obra, intuitiva, minimalista.

Sara es de Colonia Aborigen. “Vengo de una familia de artesanos tanto en cestería como arcilla. Soy la única que trabaja este material”. Muestra sus piedras, para el profano, piedras comunes, para ella, herramientas imprescindibles para el pulido de la obra.

 

Sobre las características de su oficio, resalta: “En esto no hay molde, son piezas únicas”; “Como donde vivo no hay río ni laguna, pruebo la tierra un poquito, si quema bien. Tengo un horno de barro y desde que comienzo la obra, estás terminada en poco menos de una semana, si hay buen tiempo”.

 

Del valor de su trabajo tiene mucha claridad: “Con la arcilla pude educar a mi hijo; ahora estoy contenta, mi hijo ya es maestro bilingüe”.

 

Curiosamente, a Sara le gusta hablar, cuando su pueblo es gente de pocas palabras. “Estoy muy contenta.  Muy linda es la Bienal y soy amiga de Fabriciano”.

También puedes ver

Nanni A

Fabián Nanni y una pasión insobornable por la cerámica

Fabián Nanni, como a todo ceramista, se lo encuentra concentrado, acariciando el material, con parsimonia. …