sábado , 10 de diciembre de 2022

Verena Mayer-Tashc: Narrar una historia de vida a través de la obra

Verena Mayer-Tashc es la escultura alemana que compite en el Concurso Internacional de Esculturas en la Bienal de Chaco 2022. Mayer-Tashc tiene una presencia reservada aún muy arraigada en su país natal, aunque hace 33 años vive en Italia.

Vive en una zona de montañas, donde el mármol es autóctono y con vista al mar, Carrara. “Carrara es un poco similar a Chaco. En vez de ser la ciudad de las esculturas es el lugar de los escultores. Todo mi círculo es de escultores y de personas que esculpen, particularmente con el mármol del lugar”, describe.

Verena llega a Carrara muy joven con el deseo de estudiar en la Academia de Bellas Artes de la ciudad. Allí, conoció a su esposo, que también es artista y tenía su estudio; así comenzaron a trabajar juntos.

Realizan simposios alrededor del mundo y exhibiciones de diferentes temáticas. “Hace seis años abrimos un nuevo estudio más grande en Carrara, donde hacemos otros proyectos y empezamos a recibir artistas de otros lugares”, cuenta.

La artista señala que como escultura trabaja el mármol y la piedra en general. “La temática siempre está conectada con el mundo material e interno-emocional”. Relata que luego de tener hijos, puso la mirada en los juguetes y en esos mundos. Sus obras “no son del todo abstractas, tiene siempre como un objeto que se aprecia y el relato de una historia de vida”.

 

Sobre la Bienal

Consultada por el conocimiento que tenía anteriormente sobre la Bienal de Chaco, dijo que al principio “no sabía mucho, aunque sí había escuchado hablar. No sabía mucho realmente”, dice y explica que en su mundo de escultores aplicamos para poder participar en este tipo de simposios por ingresos, “ser escultores es nuestro trabajo y nuestra vida”, agrega.

Cuando quedó “me sentí muy feliz, ahora que sí sé que es un evento muy importante y que hay muchas grandes esculturas. Estoy a otros grandes artistas y es muy emocionante”, señala.

 

La obra

La obra que realiza este año en la Bienal se llama “Vestido” y “es la continuación de una larga investigación que se llama ‘vestido de origami’”. Trata la tradicional técnica del origami, con un velo de juego y de infancia. “Quiero usar la piedra para transformarla en papel en este método de doblaje decorativo”. La trasmutación de una materia dura a la maleabilidad del papel.

Comenta que, en su realización, sigue un método tradicional para esculpir, tallándola primero con la moladora y luego haciendo ella misma a mano en los detalles.

Siguiendo con esa actitud más recatada europea, Verena dice sentirse “un poco incómoda” con tener tanta gente “alrededor de nuestro lugar de trabajo”. “Es un poco mucho”, dice sonriendo incómoda, “es un momento de gran concentración y tener tante gente tan cerca se vuelve difícil”, explica.

“Me siento muy orgullosa de dejar mi escultura en un lugar tan vivo como Chaco y junto a otras tan grandes esculturas. Es una maravillosa atmósfera con muy buenos escultores alrededor”, finaliza.

También puedes ver

Los colores del país de cada escultor